FINALIZA EL US OPEN 2016 DE TENIS

FINALIZA EL US OPEN 2016 DE TENIS

888sport's picture

El tenista suizo Stan Wawrinka, campeón en Australia y Roland Garros, conquistó en la Final del día 12 de septiembre un nuevo título.

El tenista suizo Stan Wawrinka, campeón en Australia y Roland Garros, conquistó en la Final del día 12 de septiembre un nuevo título. Esta vez en Nueva York, en el prestigioso US Open, tras vencer en cuatro sets al número uno del mundo, un Novak Djokovic al que acabaría poco menos que sacando de quicio en la exigente contienda: 5-7 (1), 6-4, 7-5 y 6-3. El enfrentamiento acabaría extendiéndose a casi cuatro horas de duración. 

Únicamente,cinco victorias atesora el deportista helvético sobre el serbio en su carrera. Sin embargo, e imaginamos que ello supondrá un hecho de poco agrado para Novak, tres de las mismas han significado algunas de sus más dolorosas derrotas en el transcurso de su carrera hasta el momento. Si queremos encontrar la primera debemos remontarnos a los cuartos de final del Open de Australia de 2014. La segunda se produjo en la finalísima de Roland Garros del año pasado (2015), y la tercera desde este momento ya la conocen, el pasado domingo en la majestuosa Arthur Ashe, después de que Wawrinka lograra la machada de levantar un primer set adverso para sus intereses.

Le será difícil a Djokovic olvidarse de esta decepción inesperada que supone perder cuando estás inmerso en la lucha por el decimotercer entorchado, sobre todo, al venir contra un contrincante que acumulaba nada menos que nueve horas más en la pista, y que previamente había conseguido levantar pelota de eliminación contra Daniel Evans en la tercera ronda del torneo. 

En un partido frenético y de altísimo nivel, el suizo volvió a demostrar su gran fiabilidad en finales. De hecho, no ha sido derrotado en ninguna de las que ha disputado desde 2014, y hablamos de nada menos que de once episodios. 

Resulta un dato más que esclarecedor sobre su competitividad, al llegar esta prolongada racha en una década caracterizada por la tiranía de diversas estrellas del deporte de la raqueta, como son Roger Federer, Rafa Nadal, el propio Djokovic, y si nos apuran el escocés Andy Murray. 

De esta forma, se coloca muy cerca de completar el Grand Slam, y ya tan sólo se le resiste Wimbledon para rematar la hazaña. 

A partir del segundo set, Stan siempre fue más cerebral y frío en los momentos decisivos. No se desconcentró a pesar de los tres parones provocados por el serbio, y se situó en disposición de servir para rematar el partido. Tras cuarenta y seis golpes ganadores y nueve “aces”, llegó una segunda bola de campeonato que no dejaría escapar.

A Djokovic no le quedó más alternativa que rendirse a su rival, como demuestran sus palabras de admiración hacia el suizo: “Eres un jugador de un coraje increíble, te lo mereces”. 

Por su parte, y volando hacia el cuadro femenino, AngeliqueKerber se coronó como la gran triunfadora entre las chicas del US Open.

La alemana llegó a la final contra la checa KarolinaPliskova, ya con la certeza absoluta de que a partir del lunes figuraría en el ránking WTA como número uno del mundo. 

Esto es así, porque en semifinales se había consumado el relevo de la portentosa Serena Williams, tras la escalofriante cifra de ciento ochenta y seis semanas seguidas en la cima. Pero la tenista de Bremen, abrochó su asalto a tan elevada cima con el título en Nueva York, su segundo grande tras Australia, y lo hizo doblegando a su rival en tres sets por 6-3, 4-6 y 6-4. 

Pliskova, cuatro años más joven que la número uno, nunca logrado llegar a la segunda semana de un Grand Slam, pero saldrá de la colosal ciudad neoyorkina escalando nada menos que cinco puestos en la clasificación. 

Hace escasas tres semanas en Cincinnati consiguió tumbar en la final a Angie. Jugó sus cartas sin temor y con valentía, y de hecho, estuvo muy cerca de dar la campanada. En el tercer set llegó a situarse 1-3, pero Kerber no estaría por la labor de rendirse, consciente de que ponía con ello la guinda al pastel en un fin de semana que le será difícil de olvidar.