Tanto si estás empezando en esto de las apuestas deportivas como si eres un experto, merece la pena que le dediques un tiempo a analizar tu estrategia a la hora de apostar para identificar no solo qué es lo que estás haciendo bien, sino también cómo mejorar lo que estás haciendo mal. Es por ello que en este artículo queremos responder a una de las preguntas más típicas que se hacen los aficionados: ¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de apostar?

Evidentemente, todo aquel que apuesta comente errores; es parte del proceso de aprendizaje. Dicho esto, es importante que reconozcas tus errores y los evites en el futuro. Teniendo ese principio básico, echemos un vistazo a algunos de los errores más frecuentes y los peligros más comunes que debes sortear si quieres disfrutar de una larga carrera de apostador.

  • Error #1 - Apostar porque sí

Vale, ya has decidido hacer unas apuestas de fútbol, pero no encuentras ninguna que te ofrezca mucho. ¿Qué haces? ¿Apuestas de todos modos? No. Y la respuesta debe ser rotunda.

Si no encuentras ninguna apuesta que te ofrezca mucho, no deberías apostar. Aunque apostar puede ser divertido, el objetivo principal es ganar dinero aprovechando al máximo cada oportunidad. Una buena apuesta es la que ofrece un valor elevado en relación a una probabilidad matemática.

Dar con ese tipo de apuestas puede suponer cierto esfuerzo, pero en Internet se puede encontrar un montón de estadísticas de forma gratuita, lo que permite que cualquier apostador pueda identificar esas apuestas de alto valor.

Sin embargo, nunca debes empezar pensando “hoy tengo que apostar”. Si no hay buenas apuestas, olvídalo. Haz cualquier otra cosa. Siempre habrá más oportunidades. Los apostadores de mayor éxito son también los más disciplinados: nunca apuestan porque sí.

 

  • Error #2 - No entender por qué has perdido

No puedes ganar cada apuesta. Esa es una de las certezas de apostar. Pero lo que sí puedes hacer es entender por qué has perdido. Perder puede ser una parte importante del proceso de aprendizaje, siempre que evalúes honestamente lo que has hecho. Solo así te darás cuenta de que quizá no hayas investigado lo suficiente o que tu decisión se haya visto influida por tus sentimientos hacia un equipo en concreto.

Si concluyes que has considerado cualquier aspecto a la hora de tomar las decisiones, tómalo como experiencia y sigue adelante. Pero si crees que hay algo que podrías haber hecho de manera diferente, toma nota y recuérdalo la próxima vez que apuestes.

 

  • Error #3 - No llevar un registro de tus apuestas

En cuanto empieces a apostar en deporte, también deberías empezar un registro de apuestas. Esa es la mejor manera de llevar un registro de tu progreso y saber qué es lo que te va bien y qué es lo que no.

Aunque en un principio pueda parecer que te lleva mucho tiempo, verás los beneficios a largo plazo. Y si no se te dan demasiado bien las hojas de cálculo, en Internet encontrarás herramientas que te ayuden a elaborar ese registro de apuestas.

Como mínimo deberás anotar la siguiente información:

 

  • El evento y la fecha
  • El mercado
  • La cuota
  • El importe apostado
  • El motivo de la apuesta
  • El resultado
  • Las ganancias
  • Otras notas

El registro de apuestas te puede ayudar a identificar las tendencias y los patrones de mercado en tus hábitos a la hora de apostar. También facilita el análisis para detectar por qué has perdido.

 

  • Error #4 - No aprovechar tus puntos fuertes

Todo apostador tiene un deporte o un mercado en el que se siente más cómodo cuando apuesta. Puede que tengas un conocimiento profundo de un campo concreto, como pueda ser el ATP World Tour de tenis, lo que facilita la investigación y la búsqueda de un buen valor; o puede que hayas dado con un mercado de fútbol que te sea fácil analizar.

Si encuentras un área que te sea especialmente beneficiosa, lo más rentable es aprovechar ese punto fuerte y concentrarte en afinar tu estrategia en ese campo.

Quizá luego puedas trasladar ese punto fuerte a otro deporte u otros mercados, pero no tienes por qué expandir tus actividades en cuanto obtengas beneficios con dicha estrategia.

 

  • Error #5 - Desvelar tus secretos

Hay un motivo por el que algunos jugadores profesionales cobran a otras personas por sus secretos, mientras que otros se guardan sus métodos para ellos mismos. Desvelar tus secretos puede sacar a la luz tu estrategia y es posible que luego te cueste más encontrar un buen valor, ya que cada vez más gente seguirá esa vía y las casas de apuestas tomarán nota.

La fórmula ganadora es el Santo Grial de las apuestas deportivas y más te vale quedártela para ti solo.

 

  • Error #6 - Apostar a las corazonadas

Los eventos deportivos generan emociones, sobre todo si es tu equipo el que está jugando. Pero para tener éxito con las apuestas tienes que mantener la mente fría y nunca apostar mediante corazonadas. También deberías evitar apostar a aquellos eventos en los que juegue tu equipo, a no ser que estés cien por cien seguro de que puedes ser objetivo.

Las preferencias personales pueden echar por tierra una buena estrategia. Un partido como el derbi entre el Liverpool y el Manchester United puede hacer florecer los sentimientos más primarios incluso entre los apostadores más disciplinados. ¡Nunca dejes que tus emociones se crucen en tu camino!

 

  • Error #7 - Confiar en el juicio de los demás

Si conoces a gente que apuesta, seguro que ya te han dado un pronóstico infalible en algún momento. Puede ser un soplo procedente del amigo de un amigo que ha conocido en un bar al hermano de un entrenador de caballos.

O ese colega de trabajo que te habla de un extremo goleador que juega en la segunda división francesa. No importa de dónde venga ese soplo, porque nunca debes fiarte de los juicios de otras personas. Siempre consulta las estadísticas, calcula las probabilidades y mira a ver si hay alguna apuesta que ofrezca un buen valor, pero nunca le tomes la palabra a otro cuando tu dinero está en juego.

 

  • Error#8 - Aprovecha al máximo el valor

Uno de los secretos para apostar debidamente es aprovechar al máximo el valor de cada apuesta. Esto quiere decir que te asegures de que la cuota guarda una fuerte relación con la probabilidad de la apuesta.

Puedes investigar por tu cuenta para estimar la probabilidad de un resultado y luego compararlo con la probabilidad que sugiere la cuota.

Para calcular la probabilidad implícita de una cuota, puedes usar esta fórmula:

(1 / cuota decimal) x 100 = probabilidad


Por ejemplo, si la cuota decimal es de 4.00, la ecuación es:

(1 / 4.00) x 100 = 25%


También debes asegurarte de que entiendes cuánto puedes ganar con tu apuesta, especialmente al hacer apuestas múltiples. Para ello, puedes usar una calculadora de apuestas.

 

Sea cual sea el mercado que estés explorando, siempre podrás encontrar información valiosa que te ayude a desarrollar tus estrategias de apuestas y tomar decisiones fundadas a la hora de jugar. Si aprendes a eliminar de tus apuestas los errores más comunes, nunca tendrás la sensación de que estás malgastando tu dinero.
 

Sobre el Autor
Por
Iván García

Iván nuestro experto en contenido deportivo, descubre en el blog de 888 Sport los entresijos del mundo del deporte. Su formación en sociología y su experiencia por casi una década trabajando en 888 contribuyen a que nos pueda dar una visión global de los aspectos competitivos del juego y coordinar la información sobre actualidad, estadística y Juego Responsable.