La película de deportes que queremos analizar en este artículo de hoy en nuestro blog es una de las pocas producciones de Hollywood de este año, The Way Back, un drama protagonizado por Ben Affleck que nos traslada al siempre interesante mundo del baloncesto de instituto (High Scool) y de las expectativas puestas por muchos jóvenes por hacerse una carrera en la NCAA y posteriormente en la NBA. Así que aunque no hay mención a las apuestas de baloncesto, consideramos que cómo está tratado el mundo del deporte previo al profesionalismo en Estados Unidos bien merece una reseña en nuestro blog.

 

The Way Back: una historia real

La película que en España y en la mayoría de países de latinoamérica se llama "Camino de Vuelta", pero que en este artículo citaremos por su nombre originakl The Way Back, es la emocionante e inspiradora historia del entrenador de un equipo de baloncesto de instituto norteamericano llamado Jack Cunningham. De forma similar a lo que se hace en "Coach Carter" con Samuel L. Jackson como protagonista, en esta película es una auténtica exhibición dramática del actor sobre el que se vertebra todo el film, Ben Affleck quien se convierte en el auténtico centro de atención de una historia que puede hacernos soltar algunas lágrimas...

En las casi 110 minutos de metraje, podemos ver el pasado de la vida de este entrenador interpretado por Affleck, con una muy prometedora etapa de jugador y cómo su carrera deportiva se va al traste. A partir de ahí, Cunningham, deberá luchar contra la depresión y las adicciones lo convertirán en aparentemente una persona sin futuro.

La dirección de Gavin O'Connor -con quien Affleck ya trabajó en El Contable (2016)- hace además que la forma en la que se narre la historia de mucha importancia al tema del baloncesto ya que es el ambiente donde se desarrolló el pasado y el presente del protagonista.

Muchos críticos y espectadores consideran que esta película cuenta con el mejor actor posible para el papel, ya que la parte biográfica es evidente, con un Affleck que ha reconocido varias veces sus problemas con la adicción al alcohol y otras circunstancias complejas de su vida a las que él mismo ha confesado en muchas ocasiones haber tenido que hacer frente.

Así pues, una de las claves del éxito de la película The Way Back es que tras las críticas vertidas contra Ben Affleck por su interpretación de Batman y tras unos años difíciles marcados por los problemas personales, el personaje al que da vida en esta película es muy comparable con él, siendo un drama realista en este sentido. Podemos decir que Affleck se interpreta a sí mismo y eso se nota también en cómo se trata el tema del baloncesto preuniversitario.

 

La película se estrenó en cines este mismo 7 de agosto de 2020 y esperemos tenga el éxito que se merece en unos momentos de no demasiada presencia del deporte en lo que a producciones de cine se refiere.
 

 

Una gran película de baloncesto

Hace poco escribimos sobre lo curioso de algunos grandes entrenadores de baloncesto universitario NCAA que no han triunfado en la NBA. Ésto nos debería llevar a comprender que el camino de un deportista -ya sea atleta o entrenador- hacia el profesionalismo, en cualquier deporte de los relevantes en Estados Unidos, está marcado por el gran paso que debe hacerse de la adolescencia a la etapa adulta, que además coincide con ese necesario salto a las grandes competiciones del deporte profesional. Donde en todo caso, el éxito no está garantizado. En la película The Way Back, se intenta responder a la pregunta si una estrella del baloncesto de instituto puede recuperarse de una tormentosa vida personal volviendo a las canchas de baloncesto aunque sea para entrenar a un grupo de jóvenes promesas que guardan cada uno de ellos ciertas similitudes con el carácter y las circunctancias del protagonista.

También en nuestro blog hemos visto casos similares como el que narra el documental de Netflix sobre el jugador de la NFL Aaaron Hernandez. En este caso, aunque el argumento se basa en cómo gestionar una pérdida y en una historia de amor; se ha conseguido crear una película que respira baloncesto en cada escena, pero como en el caso de Hernández, se da mucha visibilidad a la incapacidad de gestionar el éxito en el deporte y combinarlo con una vida personal apropiada.

A diferencia de otras películas en las que el baloncesto es simpelmente un recurso o un escenario secundario, en The Way Back, se unsa mucho lenguaje técnico y relacionado con el basket, además de haber conseguido grabar escenas mucho más realistas de lo que se nos tiene acostumbrado en las películas de deportes.

Y es que además del rol de entrenador, la película va sobre una antigua estrella del baloncesto -un héroe local- que aunque cae en desgracia trata de redimirse y recuperar lo mejor de su vida siendo entrenador del mismo equipo con el que triunfó hace dos décadas. Y además, en ese equipo que tiene que entrenar, se encontrará a un perfil muy heterogéneo de deportistas que tienen sus propios sueños.

En este contexto, también The Way Back nos recuerda a la serie documental de Netflix Sunderland Till I die, cuando se muestra la forma con la que distintos futbolistas del equipo asumen la situación y su temporada en el Sunderland, un equipo de Premier League primero, que desciende a Championship para acabar en el pozo de la League One...

Es por ello que debemos considerar a esta película como un drama deportivo donde el baloncesto tiene una gran dosis de protagonismo, mostrando como es el día a día de los chicos a los que entrena el personaje interpretado por Affleck y su amor no solo por el deporte sino también por el trabajo y la disciplina que se requieren para triunfar y llegar a ser profesional.

 

Ben Affleck y su afición a los deportes

También consideramos interesante resaltar algo que en la película se nota claramente. Y es que Afflec es un gran aficionado al baloncesto y concrtetamente a los Boston Celtics. Asi que estamos ante un actor que vive el deporte de forma muy pasional y que junto a Matt Damon, su gran amigo y compañero en distintos proyectos a modo de producción y dirección, han protagonizado innumerables fotografías en la prensa de todo el mundo disfrutando de partidos de los equipos más próximos a Boston, ya sean los Celtics en la NBA, los Red Sox en la MLB y los New England Patriots en la NFL...  Y es que es precisamente esta zona del norte de la Costa Este, quizás una de las áreas donde el deporte se vive más en Estados Unidos, con equipos muy exitosos y una gran tradición en el deporte universitario.

Quizás es por eso que aunque la película usa algunos tópicos del cine y deporte, la pasión y realismo que demuestran la afición y el amor de Affleck por el baloncesto, consiguen hacerla una muy buena película para los aficionados al baloncesto. No creemos que Affleck hubiera participado de una película en la que no se supiera tratar bien a este deporte.

Ese interés por el deporte de Affleck por el deporte puede también verse en algunas de las inclusiones en el cine de Affleck y el propio Damon (protagonista de la película de poker Rounders), incluso rumoreándose que iba a producir una película sobre el escándalo de corrupción de la FIFA a la hora de elegir las próximas sedes de los mundiales de fútbol.

También en su vida personal, podemos ver fotos de Affleck y su ex-mujer, la actriz Jennifer Garner viendo a una de sus hijas jugar a futbol (soccer).

 

Nuestra opinión sobre The Way Back

A pesar de que evidentemente es una película que a nivel deportivo tiene defectos es una obra de drama mezclado con el deporte, una combinación que no suele ser exitosa y nos ha dado títulos opara el olvido. Pero como ocurre con dos obras maestras que muestran la realidad detrás del fútbol americano -Draft Day con Kevin Costner (2014) y Any Given Sunday con Al Pacino (1999)- y del baloncesto -como la citada Blue Chips (1994), Love and basketball (2000), Coach Carter (2005) o Hoosiers (1986), The Way Back es un excelente entretenimiento para aquellos espectadores que buscan ver cómo el deporte puede convertirse en el perfecto telón de fondo de un argumento clásico de cine.

pelicula Baloncesto Coach Carter

Samuel L. Jackson recibe un premio en reconocimiento a su actuación en "Coach Carter" (AP Photo/Chris Pizzello)

 

En The Way Back (2020), vemos como un personaje que interpreta Affleck con ropa deportiva y lejos del glamour típico del deporte de máximo nivel consigue protagonizar una realista historia de superación a través baloncesto, describiendo en el camino cómo uno de los miles de exjugadores amateurs con posibilidades de ser profesional, acaba dejando su sueño, pero consigue a través de poder entrenar al equipo de su antiguo instituto una motivación para mejorar su vida mejorar y superar una enorme pérdida que le lleva a un traumatica separación familiar y a la adicción.

Nos alegramos de ver cómo el baloncesto es capaz de sanar las heridas de una persona como en la que se inspira el personaje al que da vida Affleck en The Way Back.

 

* Fotografía de Portada: los actores Matt Damon y Ben Affleck viendo a los Boston Red Sox (AP Photo/David J. Phillip)

 

 

 

 

Sobre el Autor
Por
Iván García

Iván nos descubre en nuestro blog los entresijos del mundo del deporte.

Su formación en sociología y su experiencia por más de 9 años trabajando en 888 contribuyen a que nos pueda dar una visión global del sector deportivo y de los aspectos competitivos del juego.