Tras haber analizado en detalle la película deportiva The Way Back con Ben Affleck interpretando a un ex jugador de baloncesto que se hace cargo de un equipo de instituto, conviene repasar una realidad que nos ayuda a comprender la enorme relevancia que tiene el baloncesto previo a la NBA, es decir el basket de High School y de College.

Pero aunque lo pudiera parecer tras leer la introducción o el título del artículo, no queremos decir que todos los grandes entrenadores del baloncesto universitario han fracasado a la hora de establecerse en la NBA. Dos casos recientes como los de Brad Stevens y Quinn Snyder nos sirven para -junto al ejemplo de Sergio Scariolo- para demostrar que siempre hay excepciones...

Brad Stevens

El técnico Brad Stevens, tras llevar a la pequeña Universidad de Baylor a la final de la NCAA ante Duke, se convirtió en el head coach titular del banquillo de los Celtics y desde 2013 es uno de los mejores entrenadores de la NBA. Sin duda el espejo en el que todos sus colegas de la NCAA quieren mirarse.

 

Quin Sydner

Un caso similar es el de Quin Sydner, capaz de llevar a una universidad modesta como Missouri a los cuartos de final de la NCAA. Tras más de 200 partidos entrenando a este equipo, hizo historia en sus 7 temporadas de NCAA y eso le llevó a ocupar numerosos cargos de técnico asistente en equipos de la NBA y en el CSKA de Moscú de la mano de Messina.

Y tras esa experiencia de lujo en los banquillos de equipos como Lakers, Hawks y tras ser técnico principal de un equipo de D-League, en 2014 le llegó el turno de dirigir a los Utah Jazz tras reemplazar a Tywone Corbin. Franquicia donde sorprendentemente tras superar el 50% de triunfos, en su tercer año alcanzó sus primeros Playoff derrotando a los muy favoritos Los Angeles Clippers en siete encuentros, aunque luego ya nada pudieron hacer contra los futuros campeones, Golden State Warriors.

 

Sergio Scariolo

Otro caso paradigmático antes de acudir a los casos que queremos apuntar en el artículo, es el de Sergio Scariolo, el gran entrenador de la selección española de baloncesto en dos etapas, que actualmente compagina sus históricos resultados con España siendo entrenador asistente de los Toronto Raptors, con los que ya ha sumado un anillo NBA. Así que el caso Scariolo también complementa esos saltos a la NBA con un éxito palpable a pesar de no tener experiencia NCAA.

Sergio Scariolo entrenador Toronto Raptors y seleccion española

Sergio Scariolo fotografiado tras ganar el MundoBasket de China 2019 por Ap Photo y Mark Schiefelbein

 

Y ahora sí, vamos a nombrar a tres entrenadores que se hicieron famosos en la NCAA por recuperar el gusto por el baloncesto colegial y de tradición, obteniendo grandes resultados. Tres exploradores y amantes del baloncesto universitario que han conseguido contratos dignos de NBA pero que a la hora de dar el salto a los banquillos de esa liga no han tenido el éxito que merecían:

 

Rick Pitino

Rick Pitino es el caso emblemático junto al que veremos más adelante -John Calipari- de una leyenda en los banquillos de la NCAA que no puede con la presión de la NBA. Pitino inicia su carrera en la NCAA en 1978 dirigiendo a la Universidad de Boston, donde tras cinco años puso al equipo entre los mejores del país. Es entonces cuando ficha como entrenador asistente de su primer equipo NBA los New York Knicks.

Pero convencido de su calidad como head coach, Pitino regresa a la NCAA para dirigir a Providence, donde llevará a la Universidad de un pésimo balance de 11-20 a llegar a la Final Four de 1987.

Tras ese éxito, los Knicks lo vuelven a llamar para que sea su entrenador principal. Pero tras mejorar ostensiblemente los números de la franquicia de Nueva York, las derrotas contra los Bulls de Jordan que podemos ver en el documental de Netflix The Last Dance lo hacen ser sustituido de nuevo.

Es entonces cuando Pitino regresa a la NCAA donde en los años 90 se convierte en el entrenador más valorado, principalmente dirigiendo a los Wildcats de Kentucky, donde conseguiría el sexto título NCAA en la historia de la Universidad. 

En 1997 volvería a la NBA para dirigir a los Boston Celtics, pero en 4 temporadas solo es capaz de obtener 102 victorias por 146 derrotas.

Vuelve de nuevo a la NCAA con Louisville, donde vuelve a sumar un título como mejor equipo de la NCAA.

Actualmente Pitino dirige a la selección de baloncesto de Grecia y al Panatinaikhos de la capital helena, Atenas.

 

John Calipari

Es un caso similar al de Pitino, siendo actualmente el entrenador mejor pagado del baloncesto universitario, donde tuvo que regresar tras un pésimo rendimiento en la NBA. Dirigiendo a la Universidad de Massachusetts, sumó 5 títulos consecutivos de la división Atlantic 10. Sus números hablaban por sí solos, con 193 triunfos por 71 derrotas, por lo que todo parecía indicar que su salto a la NBA sería un éxito.

Éste se prodijo en los actuales New Jersey Nets, donde en dos temporadas y media sumó 112 derrotas por tan solo 72 triunfos, obligándole a volver a la NCAA.

Aunque trataría de quitarse la espina siendo asistente de los Philadelphia 76ers... donde tampoco llegan los resulrados. Es por eso que en el año 2000 regresa a la NCAA para dirigir a Memphis, donde consigue 4 temporadas seguidas superando la cifra de 30 triunfos en lo que es un récord estadístico de la liga, consiguiendo además llevar a Memphis a la Final Four de 2008.

Tras esa participación en la Final Four, es fichado por Kentucky, donde aún ejerce y, llevando al triunfo a su Universidad en 2012.

 

John Beilein

Es sin duda el último gran fracaso a la hora de pasar a la NBA tras grandes éxitos cosechados en la NCAA. El pasado verano fue fichado por los Cleveland Cavaliers y tras únicamente 54 partidos con 14 triunfos, fue destituido siendo reemplazado por el ex de Houston Rockets, JB Bickerstaff.

La carrera de Beilein en la NCAA empezó en 1975 como entreandor de varias universidades menores, hasta que en 1992 consigue el banquillo de un equipo de la "Division I", la más importante de la liga universitaria. Con cinco años en Canisius College, luego en Richmond otros cinco, sería con West Virginia primero y sobretodo en Michigan, cuando se convertiría en un mito de este baloncesto, ganando 2 títulos nacionales y sumando 800 triunfos en total.

 

* Imagen de Portada: John Calipari, foto propiedad AP Photo / Sam Craft

Sobre el Autor
Por
Redacción BALONCESTO

Además de contar con el contenido que nos ofrece Joe Arlauckas, en nuestro equipo de redactores el baloncesto es un deporte muy seguido. Un deporte en pujante transformación que además cuenta con jugadores y equipos españoles dominantes tanto en la NBA como en Europa.