En el mundo de las apuestas de tenis, seguir las noticias relacionadas con los tenistas y sus respectivos equipos técnicos es fundamental. Pocas veces es más revelador para identificar una mala situación para un tenista que ver cómo se producen cambios en su equipo. Lo hemos visto con la relación entre Garbiñe Muguruza y su entrenador Sam Sumyk en la pasada temporada; un momento que sirvió como revulsivo para la hispano venezolana que junto a Conchita Martínez volvía con fuerza en este año de tenis 2020 abruptamente interrumpido.

Y ahora que parece se va a reanudar la temporada, vemos precisamente como algunas de las mejores raquetas del circuito hacen público que ponen fin a su relación deportiva con sus entrenadores. Es el caso del argentino Del Potro, que dejará de trabajar con su compatriota Sebastián Prieto o de Carla Suárez, quien su adiós hace dos años con el que fuera su técnico durante muchas temporadas, Xavier Budó, también dejaba a su actual preparador principal, Óscar Serrano.

Los citados casos de Sumyk o Budó son ejemplos de entrenadores de reconocido prestigio que no tuvieron una carrera profesional como tenistas. Algo que en el mundo del tenis es una excepción. Y es que basta ver las fotos de los últimos triunfos de Copa Davis de cualquier selección o atender a las imágenes que nos brinda la televisión de las gradas en los torneos del Grand Slam, para comprobar que en la mayoría de ocasiones podemos identificar a ex estrellas del tenis profesional dirigiendo actualmente los destinos de tenistas bien situados en los rankings ATP y WTA.

Sergi Bruguera Capitan Davis Cup

Sergi Bruguera, extenista español y capitán desde 2018 del equipo español de Copa Davis (AP Photo/Michel Spingler)
 

Evidentemente, la existencia de torneos por selecciones nacionales tanto en el circuito masculino como en el femenino, hace que en la labor de capitán se suela optar por alguna figura relevante dentro del tenis en el país. Es por ello que las carreras de técnicos como Alex Corretja, Conchita Martínez o Gala León en el caso de España sea frecuente que tengan su estreno en la Copa Davis o en la Fed Cup.

Pero a nivel nacional e internacional, el papel de ex-tenistas en la carrera de los mejores jugadores del ranking es muy destacado. Y no solo por su buena capacidad como preparadores a nivel táctico o técnico sino sobretodo por la capacidad de dar consejos importante a la hora de gestionar aspectos psicológicos, financieros o prácticos en un circuito que actualmente es incluso más intenso que en las décadas de los 80 o 90, con muchos torneos e infinitas decisiones a tomar que generan una exigencia no solo física sino emocional.

Así por ejemplo, la TOP-10 del ranking WTA, la ucraniana Elina Svitolina se ha hecho con los servicios a finales de la pasada temporada del recién retirado Marcos Maghdatis, en palabras de la jugadora "para que pueda recibir gran parte de la enorme experiencia a nivel competitivo que durante 15 años ha tenido Bagdhatis en el circuiuto". Como en el caso de Baghdatis, su papel no será de entrenador principal sino que -como sucede en la mayoría de tenistas del top-25 de ambas categorías- formará parte de un grupo de 3, 4 personas que forman parte de su equipo técnico. De hecho, es normal que ex-tenistas ocupen funciones de consultor para ciertas partes de la temporada concidiendo con la época en la que se juega en alguna de las cuatro superficies de las pistas de tenis.

En esa labor de especialización, Goran Ivanisevic -experto en hierba- se ha convertido en uno de los técnicos más solicitados para dirigir a tenistas de la actualidad. La misma suerte podría correr Juan Carlos Ferrero, quien parece empieza una prometedora carrera de técnico especializado en tenistas que quieran priorizar la superficie de tierra batida, donde el alicantino brilló especialmente.

Uno de los motivos que explican la confianza de los tenistas actuales en ex jugadores del circuito es el carácter que demostraron éstos últimos en sus carreras. Así por ejemplo, en estos días el que muchos creen será futuro número uno del mundo, el griego Tsitipas ha declarado que le "encantaría contar como entrenador al brasileño Gustavo Kuerten", un tenista que conquistó en tres ocasiones Roland Garros y que conquistó por su manera de jugar y de ser a millones de aficionados al tenis. 

Algo parecido es lo que he llevado a Rafa Nadal a contar desde el pasado año con Carlos Moya como uno de sus entrenadores. Y es que para el Nº1 actual español, Moya fue siempre el referente en su carrera. Recordemos que tanto Moya como Nadal son de las Islas Baleares y se han convertido en iconos absolutos no solo de las Islas sino de toda España. 

Otro caso interesante es el del mencionado tenista croata Goran Ivanisevic, que tras dedicarse a entrenar a su compatriota Marian Cilic, actualmente se ha convertido en uno de los asesores del número uno actual, el serbio Novak Djokovic.

Incluso ex-tenistas que han tenido profesiones muy distintas a las que se pueden relacionar con el tenis (el ruso Marat Safin fue diputado y político en su país y Yannick Noah ha tenido una destacada carrera como cantante) han tenido tiempo para de alguna u otra forma acompañar a tenistas profesionales del circuito. Algo que también han hecho estrellas de los años 80 como Lendl y McEnroe

Curiosamente, tres tenistas que brillaron incluso antes de 1980 y que han tenido la suerte de convertir sus nombres en marcas míticas de ropa deportiva como René Lacoste, Fred Perry y Stan Smith también tuvieron su época de entrenadores y tuvieron un destacado papel en el desarrollo del tenis en sus países, dirigiendo Asociaciones y clubes para fomentar su práctica. En ese sentido, Emilio Sánchez Vicario es el gran nombre del tenis español a nivel de formación de tenistas amateurs, dirigiendo dos academias, mientras que Fernando Vicente o Galo Blanco son directores de clubes de tenis.

Pero lo dicho, el haber triunfado en las pistas de tenis garantiza -si se desea- tener buenas oportunidades de entrenar a tenistas actuales. Así el sueco Stefan Edberg, el norteamericano Michael Chang o el citado Ivan Lendl y otros muchos profesionales con brillante palmarés como Becker, Norman, Mauresmo, Ljubicic o Hewitt son solventes entrenadores hoy en día y han seguido ese camino de continuar su carrera apoyando a otros tenistas para que repitan sus éxitos.

 

* Fotografía de PortadaConchita Martinez y Goran Ivanisevic posan en la previa de un partido del Open de Australia  Australian (AP Photo/Lee Jin-man)
 

 

 

Sobre el Autor
Por
Redacción TENIS

En nuestra redacción el tenis es el deporte que más se sigue. Los monitores echan humo cada día y siempre hay partidos en juego. Es por ello que compartimos con el lector los elementos clave para la reflexión que contribuyan al éxito de los que se animen a apostar al maravilloso deporte de la raqueta.