Las apuestas a deportes de motor son uno de los eventos en los que 888sport.es cuenta con más mercados y mejores cuotas. Concretamente, además de la Fórmula Uno y el Campeonato del Mundo de Motociclismo (con MotGP), también ofrecemos apuestas al Campeonato del Mundo de Rallies, a los SuperCars y a la modalidad de Speedway.

Te recomendamos en caso de que seas un aficionado a estas competiciones, te aproveches del Bono de Bienvenida de hasta 150€ que conseguirás si te abres una cuenta de juego haciendo clic en el enlace que te mostramos aquí debajo:

 

  • F1: El ‘Triunfo’ de Willians Fuera del Podio (2016)

Aunque un piloto lo borde en la rápida curva Blanchimont del circuito de Spa o haga rugir a la icónica grada principal del Daytona 500, al final lo que importa es contar con un equipo de boxes en el que confiar.

Por supuesto, si esa confianza se combina con velocidad y eficiencia, las probabilidades de ganar aumentan. Hablando de probabilidades, todo indica que Mercedes va a extender su dominio en la Fórmula 1 a una nueva década, según las casas de apuestas. Teniendo en cuenta que el resto de los equipos busca desesperadamente la manera de ponerse a su altura, algo tan inocuo como una buena parada en boxes se considera una victoria moral y ayuda a reforzar la débil creencia de que cualquier equipo puede estar en la pelea.

En la temporada de Fórmula 1 de 2016, Bakú acogió por primera vez el Gran Premio de Europa. Todos los equipos compartían el desconocimiento hacia el nuevo circuito, lo que acabó suponiendo un elemento de igualdad que Williams supo aprovechar. Aunque no era lo que había sido en su día y se mantenía a la sombra de Ferrari y Mercedes, sus dos grandes rivales, la escudería Williams estaba protagonizando una decente temporada y había logrado finalizar 13 de las 14 carreras. De esas 13 carreras finalizadas, en 12 acabó sumando puntos e incluso se las apañó para subir al podio en el Gran Premio de Canadá, cita previa a la de Bakú.

Aprovechando esa buena dinámica, Felipe Massa firmó el quinto mejor tiempo en la clasificación y, aunque acabaría la carrera en la décima posición, su equipo protagonizó una parada en boxes de récord al tardar tan solo 1,92 segundos. A pocos días de que se celebre el Gran Premio de Canadá de 2019, ese tiempo sigue siendo un récord de la F1, aunque la incesante evolución conjunta de la ingeniería y de la técnica permite pensar en un cambio de ruedas que dure en torno a 1,70 segundos, el gran objetivo de todas esas escuderías ávidas por perder el menor tiempo posible. Teniendo en cuenta que Williams había destacado precisamente por su lentitud a la hora de cambiar los neumáticos, el equipo inglés hizo hincapié durante la pretemporada para mejorar su eficiencia y ese esfuerzo extra acabó teniendo su premio. Sin embargo, las paradas en boxes que han hecho historia por sus buenos resultados tienen un corto recorrido -al fin y al cabo, las mejores paradas apenas duran unos pocos segundos. Por lo tanto, lo que de verdad capta la atención de la mayoría de los aficionados son los casos más peligrosos y estrambóticos.

 

  • El Horror Húngaro Vaticina Complicaciones (2010)

De nuevo en 2016, Nico Rosberg cumplió el sueño de su vida al sobreponerse a Lewis Hamilton, su gran rival y constante favorito en las apuestas deportivas a ganador del Campeonato de Pilotos. Sin embargo, Rosberg tuvo que atravesar un largo camino para llegar a lo más alto y, aunque incluso llegó a ser compañero de todo un maestro como Michael Schumacher durante la temporada de 2010, eso no le impidió llamar la atención por motivos nada deseables.

Aunque el mal día que vivió Mercedes en aquel entonces ahora parece imposible, al fin y al cabo Rosberg no fue la única víctima de una jornada muy movida. Un temprano accidente de Vitantonio Liuzzi provocó una sucesión de cambios de neumáticos entre los equipos. Rosberg fue uno de los que decidió parar en boxes, donde había cierto caos por el imprevisto cambio de planes, y al alemán le colocaron mal la rueda trasera derecha. Al final se acabó soltando, salió rodando y chocó con un mecánico, al que hubo que llevar al hospital.

También se pudo ver la surrealista escena del choque entre el Renault de Robert Kubica y el Force India de Adrian Sutil, cuando el piloto polaco salía de su box y el francés entraba en el suyo. En cuanto a Rosberg, su chapucero cambio de neumáticos provocó el primero de los dos abandonos que protagonizó en esa temporada de 2010. Curiosamente, Rosberg había subido al podio tres veces antes de su abandono en Hungaroring, pero no volvería a conseguirlo hasta su victoria en el Gran Premio de China de 2012.

Apuestas de motor en 888sport.es

 

  • Curso Acelerado de Creación de Colisiones en Canadá (2008)

Actualmente no hay nadie mejor que Lewis Hamilton, quien parece no tener rival desde mediados de la pasada temporada, cuando Sebastian Vettel todavía le plantaba cara. Sin embargo, antes de alcanzar ese dominio (ayudado por una mecánica inmejorable) cometió algunos errores. Allá por 2008, Hamilton ganó su primer título mundial en el que era su segundo año como piloto de Fórmula 1 y lo logró por un solo punto de ventaja tras acabar quinto en Interlagos, la última carrera de una temporada muy complicada para los pronósticos de apuestas deportivas. Aunque después acabaría conquistando otros cuatro títulos, Hamilton todavía tiene que dar gracias por que lo sucedido en el Gran Premio de Canadá 2008 no tuviera mayores consecuencias. Todo empezó cuando Kimi Räikkönen y Robert Kubica se detuvieron al final del ‘pit lane’, debido a que la salida estaba cerrada. Entonces Hamilton, quien todavía cometía alguna novatada de vez en cuando por aquellas fechas, no se dio cuenta a tiempo de que el semáforo estaba en rojo y chocó con el coche de Räikkönen. El accidente no fue todo lo dramático ni peligroso que podría haber sido, pero sí fue lo suficientemente fuerte como para provocar un doble abandono -y una penalización de diez posiciones para Hamilton en la siguiente carrera. Teniendo en cuenta que en los últimos cuatro años ha crecido considerablemente el número de jóvenes talentos que se unen a la F1, no sería raro que florezcan este tipo de novatadas. En cualquier caso, parece que nadie es inmune a un despiste ocasional y las paradas en boxes de la F1 no son las únicas que pueden cambiar el devenir de una carrera.

 

  • Triple Doble en Tiempos de Transición (1991)

Más allá de la Fórmula 1, el año 1991 fue bastante relevante en el arte de parar en boxes en lo que respecta a otros deportes del mundo del motor. El Atlanta Journal 500 de 1990 quedó marcado por el accidente de Ricky Rudd en uno de sus pasos por el ‘pit lane’. El piloto americano no logró controlar su coche y atropelló mortalmente a Mike Rich, el mecánico encargado del cambio de ruedas traseras. Aquel incidente provocó varios cambios en la normativa, incluyendo la designación de los tiempos permitidos para cambiar los neumáticos en condiciones normales de carrera (bandera verde). Sin embargo, la locura de las paradas de boxes vivió un nuevo episodio en el Toyota Grand Prix de Long Beach de 1991.

Michael Andretti se dirigía por el ‘pit lane’ tras hacer su parada y arrolló a Emerson Fittipaldi, quien no vio que Andretti se acercaba. Las ruedas de ambos coches contactaron y el coche de Andretti salió volando en un abrir y cerrar de ojos. Aunque se vio obligado a volver a pasar por boxes por los daños sufridos en su coche, Andretti no salió herido.

Eso sí, a partir de entonces se establecieron límites de velocidad. ‘Mad’ Max deja su huella (1996) De entre el mar de eventos del mundo del motor más populares entre las apuestas, las 24 Horas de Daytona es la carrera que separa a los ligeramente tarados de los completamente locos. Es sabido que, al igual que aquella rueda suelta de Rosberg en 2010, a la mayoría de los pilotos de carreras de resistencia les faltan varios tornillos.

Sin embargo, antes de la riada de nuevas normas, nadie encajaba mejor en esa descripción que ‘Mad’ Max Papis. El piloto italiano estaba decidido a ganar a toda costa o dejarse la vida en el intento, casi literalmente si hablamos de un deporte con una amplia lista de víctimas mortales. En 1996, el mismo año en el que se produjo la trágica muerte de Scott Brayton en las 500 Millas de Indianápolis, quedó patente cuando Papis fue a por todas en busca de la victoria en la carrera de Daytona. En su última parada en boxes, Papis entró en el ‘pit lane’ a más de 300 kph.

Afortunadamente, a pesar de su desesperación por ganar tiempo fue capaz de mantener el control de su coche, ya que de lo contrario podría haber provocado una tragedia similar a la del Atlanta Journal 500 de 1990. Pero su esfuerzo fue en vano, ya que Papis acabó segundo, pero nunca nadie ha visto a un piloto entrar en boxes a tal velocidad. La consecuencia de aquello fue la implantación de límites de velocidad en el ‘pit lane’ para esta carrera, con la intención de proteger a los mecánicos de una enorme carnicería causada por unas insaciables ansias de victoria.

Sobre el Autor
Por
Iván García

Iván nos descubre en nuestro blog los entresijos del mundo del deporte.

Su formación en sociología y su experiencia por más de 9 años trabajando en 888 contribuyen a que nos pueda dar una visión global del sector deportivo y de los aspectos competitivos del juego.