El FC Barcelona afronta un futuro incierto con las elecciones en el horizonte. Josep María Bartomeu no ha tenido una temporada de tranquilidad desde que llegó a la presidencia del club azulgrana en 2015. En todo caso, el equipo a nivel deportivo afronta los meses de junio, julio y agosto con todas las opciones para hacerse con La Liga Santander y luchar por la Champions League. Sin embargo, más allá de los aspactos deportivos, para nuestras apuestas de fútbol debemos también saber calibrar la situación institucional y financiera del club azulgrana.

El gran talón de Aquiles del Barça está siendo las finanzas, ya que el presidente de la entidad blaugrana no ha atendido a los avisos sobre el incremento de deuda y la masa salarial en las últimas temporadas.

Infografia FC Barcelona Situacion Institucional

 

Dudas en lo económico y en la dirección desde los despachos

Aunque Bartomeu ha cumplido su objetivo de convertir al Barça en el primer club español en superar unos ingresos de mil millones de euros, la deuda neta de la entidad se situó al cierre de la pasada temporada en 217 millones, lo que supone un incremento del 40%.

Además, la masa salarial de la plantilla es una de las más altas de Europa, especialmente porque se ha incrementado a base de la renovación de los futbolistas más veteranos.

El mandato de Bartomeu se ha caracterizado principalmente por el enfrentamiento constante entre las urgencias deportivas y la sostenibilidad financiera del club. Una gestión económica que, unida a una serie de operaciones más que discutibles en el mercado de fichajes, han provocado una división interna en el FC Barcelona, especialmente por el fuerte aumento del gasto en salarios de la plantilla y amortizaciones de fichajes que han disparado la deuda.

De hecho, el gasto en salarios ha pasado de 375 millones de euros en la temporada 2015/2016 a una previsión de 507 millones en esta campaña 2019/2020.

Financiar los proyectos Espai Barça y la remodeliación del estadio

Todo lo explicado en el apartado anterior coincide con la necesidad de obtener recursos con los que financiar el proyecto Espai Barça, que incluye la remodelación del Camp Nou y todo su entorno.

A diferencia del Real Madrid, que dejó en mínimos su deuda y puso bajo control su gasto salarial antes de afronta la reforma del nuevo Santiago Bernabéu, el FC Barcelona ha disparado su deuda y ha aumentado su gasto salarial en las últimas temporadas.

Bartomeu no ha conseguido imponer unos criterios de sostenibilidad económica para lograr un equilibrio deportivo y económico más necesario que nunca en el mundo del fútbol. Todo esto ha colocado al empresario español en una situación delicada, especialmente de cara a las elecciones presidenciales de 2021.

Si todo sigue según lo previsto y no se produce una catarsis, interna o externa, que acorte el mandato de Bartomeu, el artículo 43.1 de los Estatuts de la entidad azulgrana establece que el acto de la votación para elegir una nueva junta directiva debe celebrarse entre el 15 de marzo y el 15 de junio de 2021.

Más allá de las elecciones presidenciales, la reforma del Camp Nou también marcará el futuro próximo del FC Barcelona. El Espai Barça, que fue avalado mediante un referéndum por los socios del club azulgrana en la primavera de 2014, es el proyecto estrella de Bartomeu. De hecho, el club prepara la que será su mayor operación de deuda en toda la historia, aunque esta nueva financiación tendrá que ser aprobada por los socios en un nuevo referéndum.

815 millones de euros de deuda, entre 700 millones de principal y 115 millones de intereses, para financiar la construcción del Espai Barça. Una acción que puede hipotecar el futuro del club, como ha señalado Víctor Font, precandidato a la presidencia del club azulgrana. A través de una larga misiva, Font ha denunciado que el “Barça está en riesgo de quiebra moral y económica".

El regreso de Neymar

El deterioro de la situación económica del FC Barcelona empezó a acelerarse en el verano de 2017, cuando tuvo lugar la salida de Neymar al París Saint-Germain por 222 millones de euros, convirtiéndose así en el fichaje más caro de la historia.

En ese momento, el club azulgrana tuvo la oportunidad de aprovechar el momento para recortar la deuda, pero decidió salir al mercado para contrarrestar el golpe mediático y futbolístico que supuso la salida del brasileño.

Recuperar el Tridente de ataque del FC Barcelona

El tridente azulgrana que aspira a reencontratse en la temporada 20-21 (AP Photo/Francisco Seco)

 

El club desembolsó 225 millones de euros más 80 en variables para hacerse con Ousmane Dembelé y Philippe Coutinho. A pesar de ello, estos dos futbolistas no han hecho olvidar al brasileño, que sigue siendo el objetivo número uno del Barça.

El regreso de Neymar al Camp Nou no es una tarea sencilla. El presidente Bartomeu intentó recuperar al brasileño el pasado verano, pero se encontró con la negativa del PSG. Una postura que no ha cambiado.

El jeque Nasser Al-Khelaïfi quiere recuperar la mayor parte de la inversión realizada por el carioca en 2017, pero el Barça pretende incluir a algunos futbolistas en la operación para reducir considerablemente el precio del fichaje.

Una operación complicada teniendo en cuenta que el club también necesita regenerar el equipo, ya que los jugadores titulares se van haciendo mayores. Además, también necesita concretar el mayor número de salidas posibles para rebajar la masa salarial de la primera plantilla.

A pesar de ello, la entidad blaugrana insistirá en el fichaje de Neymar en este verano, aunque no será una operación sencilla.

 

* Fotografía de Portada: el tridente del FC Barcelona que brilla en la actualidad (AP Photo/Joan Monfort)

 

Sobre el Autor
Por
Redacción FÚTBOL

Nuestros expertos redactores deportivos tienen la vocación de analizar los mercados de fútbol más destacados y buscan las cuotas más atractivas para los lectores de nuestro blog que se animan con las apuestas deportivas.