Los momentos más inolvidables de los clubes españoles en la Champions League

Los cuatro equipos de LaLiga que están disputando la presente edición de la Champions League guardan algunos momentos para la historia no solo del club, sino de la propia competición.

Algunos de ellos son gloriosos y otros resultan descorazonadores, pero todos quedarán por siempre en la memoria colectiva de este deporte y, por esta razón, nos disponemos a repasar esas situaciones inolvidables que han vivido el Real Madrid, el Barcelona, el Atlético de Madrid y el Valencia desde que la Copa de Europa dio paso a la Champions en 1992.

 

1. El Madrid inicia su reconquista de Europa

Teniendo en cuenta que el Real Madrid ha alzado ‘La Orejona’ siete veces en las dos últimas décadas, resulta difícil decantarse por un único momento inolvidable para este club, cuya cuota a proclamarse campeón por cuarto año consecutivo es de 11.00.

La volea de Zinédine Zidane justo antes del descanso de la final de 2002 en Hampden Park que supuso el 2-1 definitivo contra el Bayer Leverkusen, el cabezazo de Sergio Ramos en el Estádio da Luz que abrió las puertas de la ‘Décima’ cuando parecían definitivamente cerradas, o la chilena de Gareth Bale en la pasada final contra el Liverpool que puso a los blancos de nuevo por delante para revalidar el título en el Olímpico de Kiev son instantes de leyenda; pero quizá el momento más importante para el club fue el gol de Pedja Mijatovic en la final de 1998.

Hay que ponerse en situación. De los 11 titulares del Madrid en el Amsterdam Arena, solo el capitán Manolo Sanchís había nacido cuando el club ganó su última Copa de Europa y habían pasado 17 años desde la final más reciente. Corría el minuto 66 y el marcador seguía 0-0, pero entonces Mijatovic recuperó con su habitual velocidad un balón suelto en el área tras un tiro fallido de Roberto Carlos y superó al portero Angelo Peruzzi para poner el 1-0 con el que el Madrid conquistaría su famosa ‘Séptima’ para recuperar el trono de Europa.

 

2. Messi manda en el Bernabéu

En 2011 el Barcelona ganó su cuarto título con el 3-1 de la final ante el Manchester United en Wembley, sin duda un partido histórico para el club blaugrana, pero lo que verdaderamente hizo levitar a la afición culé fue el segundo gol de Leo Messi en la ida de semifinales contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Aquel era el primer Clásico europeo en casi una década y la tensión había llegado a unos límites insospechados.

José Manuel Pinto y Pepe vieron la roja, José Mourinho también fue expulsado del banquillo y en el minuto 76 Messi abrió el marcador, pero lo más espectacular todavía estaba por llegar. A menos de cinco minutos para el final y casi en la mitad del campo, el crack argentino sacó una falta en corto a Sergio Busquets, quien dejó de nuevo el balón a un Messi enfilado hacia la portería de Iker Casillas sin que Lassana Diarra, Álvaro Arbeloa, Sergio Ramos ni Marcelo pudieran detenerlo. Un gol de leyenda para un jugador legendario que este año está decidido a volver a brillar en la Champions League tras firmar cinco dianas entre los dos primeros partidos, con una cuota de 1.80 a que terminará como máximo goleador en la competición

 

3. Un sueño de 57 minutos

Ya hemos hablado antes del mítico gol de Ramos en Lisboa como un momento glorioso para el Madrid, pero también fue un instante fatídico para el Atlético de Madrid. Los rojiblancos no solo se encontraban en su segunda final de la máxima competición europea de clubes, 30 años después de perder la primera contra el Bayern de Múnich, sino que además habían llegado a la capital portuguesa tras eliminar al AC Milan por goleada en octavos, al Barça en cuartos y al Chelsea en semifinales con remontada en la vuelta de Stamford Bridge.

RAMOS gol en la Champions League

 

Tres colosos derribados y solo quedaba el derbi de la final. Si el cabezazo de Ramos servirá de eterna alegría para la afición blanca, el gol de Diego Godín que abrió el marcador permitió soñar a la siempre soñadora hinchada del Atlético durante 57 minutos. A menos de diez para el descanso, a Juanfran le llegó un balón desde el área del Madrid que remató de cabeza para volver a acercarlo a la portería rival, Godín y Sami Khedira saltaron a por él y el uruguayo le ganó la partida al alemán, sin que Iker Casillas lograra sacar el cuero a tiempo.

 

4. Cañizares consolado por Khan

El pasado septiembre el Valencia disputó su primer partido de Champions League tras casi tres años de ausencia y, ubicado en el Grupo H junto a la Juventus y al Manchester United, lo tiene complicado para obtener una clasificación a los octavos de final que está a 3.20. El techo del club che en esta competición se encuentra en las dos finales consecutivas de 2000 y 2001.

Champions League Cañizares

 

En la primera cayó contra el Madrid en Saint-Denis, pero mucho más dolorosa fue la derrota del año siguiente frente al Bayern de Múnich en San Siro. El Valencia se adelantó en el minuto 3 con un gol de penalti de Gaizka Mendieta, pero al inicio de la segunda parte el Bayern empató con otro penalti lanzado por el capitán Stefan Effenberg y el duelo tuvo que resolverse, cómo no, desde los 11 metros. En la tanda de penaltis el Valencia volvió a ponerse por delante por el fallo inicial de Paulo Sérgio, pero al octavo lanzamiento ambos equipos se igualaron y, en el decimocuarto tiro, Oliver Kahn hizo la parada definitiva. Tras una primera explosión de júbilo, Khan se acercó a consolar a un Cañizares (ex embajador de 888sport.es) que lloraba derrumbado. Aquella icónica imagen le acabaría valiendo al alemán el premio Fair-Play de la UEFA.

Sobre el Autor
Por
Iván García

Iván nos descubre en nuestro blog los entresijos del mundo del deporte.

Su formación en sociología y su experiencia por más de 9 años trabajando en 888 contribuyen a que nos pueda dar una visión global del sector deportivo y de los aspectos competitivos del juego.