La jornada número 28 de la Liga Santander finalizó sin grandes sorpresas en lo referente a los marcadores que se dieron en el transcurso del fin de semana. Por lo tanto, la Clasificación se mantiene poco menos que intacta, cuando la competición enfila la recta definitiva. A excepción del Real Madrid y del Celta de Vigo, que tienen pendiente un partido aplazado en el Estadio gallego de Balaídos, todos los equipos tienen en el horizonte un tramo final de 10 encuentros.

Esta jornada ha presentado tres duelos por encima del resto; al menos, en lo referente al supuesto nivel futbolístico y grado de expectación despertado en el país.

El primero de ellos había de enfrentar precisamente a los chicos de Zidane contra el Athletic de Bilbao, en el siempre difícil feudo de San Mamés, historia viva de nuestro fútbol, y sede de un sinfín de batallas con tintes épicos de nuestro balompié.

Los blancos llegaban al País Vasco con la firme enmienda de mantener el primer puesto de la tabla. Y, pese a sufrir de lo lindo en varias fases de la disputa, regresaron a casa con los 3 puntos bajo el brazo, y por consiguiente, con el objetivo cumplido.

Los partidos en San Mamés siempre son duros, y el Madrid, que ya sabe un tanto de esto, pudo volver a comprobarlo en sus propias carnes.

Se adelantarían antes del descanso con un tanto de Karim Benzema, el mejor del partido, tras asistencia de Cristiano Ronaldo, que lo dejó frente al meta local tras una contra iniciada por Casemiro. El atacante galo no desperdició la ocasión, y anotó el primer gol.

Sin embargo, en la segunda parte las cosas seguirían por los mismos derroteros. Aduriz empató a placer de cabeza tras una buena dejada de Raúl García, cuando se enfilaba la última media hora de partido. Pero en el 67, muy poco después, fue el propio Casemiro quien se aprovechó de un rechace en el área del Athletic para marcar el tanto definitivo que aupó esta trabajada victoria a los suyos.

El domingo después del almuerzo sería turno para Atlético de Madrid y Sevilla, en dura pugna por la tercera plaza. Los del Manzanares no desaprovecharon la ocasión ante su fiel parroquia, y dominaron de cabo a rabo un partido en el que los sevillistas parecieron pagar (sobre todo en la parcela psicológica), el duro revés europeo de esta semana contra el Leicester. Godín de cabeza en la primera parte, y Griezmann de magistral lanzamiento de falta en la segunda, apuntillaron a un rival que no se mostró combativo. Koke terminó de sentenciar en el 77, y sólo quedó tiempo para que Correa maquillara el marcador con el 3 a 1 a la postre definitivo.

Por último, destacar el partido de altos vuelos que protagonizaron Barcelona y Valencia en el Camp Nou en la noche dominical.

El Valencia dio la cara toda la noche, pero no pudo sobreponerse a la expulsión de Mangala antes del descanso.

Precisamente el zaguero francés adelantaría a los suyos, pero la alegría duró poco para los chés. Luis Suárez le ganó la partida a un Garay desdibujado toda la noche, y empató.

Poco más tarde, Mangala cometió un penalti absurdo cuando el uruguayo ya enfilaba a Diego Alves, dejando a su equipo con 10, y dinamitando gran parte de las ilusiones de los suyos.

Messi anotó la pena máxima, y Munir aprovechó un despiste de la defensa blaugrana para poner el 2 a 2 antes del descanso.

Sin embargo, como se esperaba, los de Voro no conseguirían resistir todo un segundo acto en inferioridad numérica. Messi de nuevo, tras sorprender a Alves por el palo corto con la derecha, y André Gomes casi al final, tras excepcional jugada de Neymar, añadieron tranquilidad a la hinchada.

La emoción en la Liga sigue por todo lo alto…

Sobre el Autor
Por
888sport

The 888sport blog, based at 888 Towers in the heart of London, employs an army of betting and tipping experts for your daily punting pleasure, as well as an irreverent, and occasionally opinionated, look at the absolute madness that is the world of sport.